miércoles, 30 de noviembre de 2016

Crítica a Merlí, una serie única.

Merlí ha tenido una primera temporada increíble y creo que es hora de comentarla y hacer una crítica. Antes de empezar, me gustaría dejaros aquí un enlace a una crítica que hice de mitad de temporada y otra de que espero de la segunda temporada de esta fantástica serie.

















Lo mejor de Merlí.

Esta es una serie que tiene muchas cosas muy buenas. Tiene unos actores increíbles con una química fantástica entre ellos, que consiguen unos personajes muy profundos y muy identificables, con unos problemas que no son extravagantes, pero tampoco son cosa sencilla. Es decir, tienen los problemas que cualquiera de nosotros podemos tener. Por ejemplo, a Gerard le gusta Mónica, y esta toda la temporada intentando ligar con ella, pero sin éxito. Lo bueno de que esta serie es tan real es que algunos problemas no se resuelven del todo bien, Merlí refleja la vida real, con sus virtudes y con sus fallos, no es un cuento de hadas. Por lo tanto, creo que lo mejor de Merlí es que es una serie que es muy realista, y con ello consigue que muchos puedan identificarse con los personajes, lo cual es simplemente perfecta.

¿Que hay de los personajes?

Cómo ya he dicho antes, Merlí tiene unos personajes muy identificables. Lo que más me gusta de los personajes es que empiezan siendo los clichés baratos de personajes estudiantes, pero luego van evolucionando y rompiendo los parámetros de estos clichés. Así por ejemplo, tenemos a Gerard, el típico enamorado, a Joan, el chico de los sobresalientes, a Pol, el típico macarra y caso perdido. Pero durante la serie, Joan tiene problemas con sus padres y Pol se ve que puede sacar buenas notas y es alguien con sus propios problemas y con una personalidad muy justificada.

Los problemas de los personajes

Los problemas de los personajes son problemas que podríamos tener tú y yo, sobretodo si eres adolescente. Gerard le gusta Mónica, los padres de Joan no le dejan estudiar lo que quiere, Pol tiene un padre con trabajos precarios y de mala muerte, Bruno intenta aceptar su sexualidad, e Iván se encuentra tan excluido que ni siquiera va al instituto. Si alguien no conoce a alguien que sufra o directamente él sufre estos problemas, déjame decirte que tienes una suerte que ya quisieran muchos. Pero el resto de personas tiene algún problema de estos, y Merlí los reproduce con una realidad impresionante. Creo que es un punto muy fuerte de la serie, ya que toca temas que otras series españolas no hacen ni de bromas: homosexualidad, bullying, imposición de algo que no nos gusta frente a aquello que queremos hacer. Nos recuerda que están ahí, y que debemos hacer algo para acabar con ellos.

El propio Merlí.

El mayor punto a favor sin duda. Merlí es todo lo que se podría pedir de un profesor de filosofía. Es irónico, sabe llevar las cosas a su terreno, y mete directamente la mano en la llaga cuando los personajes cometen algún error y nos muestra nuestro peor yo.

Conclusión.

Merlí es la mejor serie que hay en el panorama español en mi humilde opinión. Trama sencilla pero compleja, personajes profundos e identificables y problemas reales y serios, eso ofrece esta serie. Vedla, no tiene desperdicio.

1 comentario:

  1. merli es una serie muy divertida que trata la problematica de la adolescencia en españa la cual es comparable con la de otros paises
    esta brillantemente actuada y es muy facil de seguir la recomiendo para ver en familia

    ResponderEliminar